Baremo Dependencia

 

BAREMO PARA MEDIR EL GRADO DE DEPENDENCIA


El Gobierno Central y las Comunidades Autónomas han fijado el baremo Estatal mediante el cual serán evaluadas las personas para determinar su grado y nivel de dependencia. Dicho baremo fue acordado a finales de Enero y especifica los diferentes tipos de discapacidad (física, orgánica o intelectual) para valorar la posible dependencia de las personas. Según el Gobierno, este instrumento de valoración identifica el nivel y los problemas que puedan tener las personas en su entorno habitual para realizar las actividades básicas de la vida diaria, así como el grado de supervisión y apoyo de otra persona que requieran estas tareas.
El documento técnico valorará una serie de actividades y capacidades para determinar el grado y nivel de dependencia. De esta manera analizará la autonomía de las personas para comer y beber, regular la micción o defecación, lavarse, vestirse y otros cuidados corporales, así como el mantenimiento de la salud y diferentes actividades como sentarse o tumbarse, entre otras. En función de éstas, el ciudadano recibirá una evaluación de hasta 100 puntos que le definirá como persona dependiente, según los distintos grados (Grado I: de 25 a 49 puntos; Grado II: de 50 a 74 puntos; y Grado III: de 75 a 100). Además, cada uno de éstos está dividido, a su vez, en dos niveles, en función de la autonomía de las personas y de la intensidad del cuidado.

El instrumento de valoración definido por el Gobierno Central y las Comunidades Autónomas será sometido, en un breve plazo de tiempo, a informe de los órganos consultivos, y, una vez publicado en el BOE, los ciudadanos podrán solicitar una evaluación en los servicios sociales de su Comunidad Autónoma para determinar su grado y nivel de dependencia.

Además, el Consejo Territorial de la Dependencia ha informado favorablemente sobre el instrumento de valoración específico para los menores de 3 años. En este caso, el baremo comparará el nivel de autonomía de un menor con relación al habitual en otra persona sana de la misma edad. El instrumento de valoración establece tres grados de dependencia, al igual que lo hace el instrumento general, aunque sin niveles en cada grado, y regula revisiones de oficio a los 6, 12, 18, 24 y 30 meses. A los 36 meses los menores serían evaluados con el baremo general.